682 824 092 hola@saraescola.com

Mejora tu salud y aumenta tu vitalidad con estos sencillos pasos.

 

Alguna vez te has preguntado…

¿Será buen Feng Shui tener ese espejo en la puerta del armario?

¿Podría hacer algunos cambios en mi dormitorio para dormir más profundamente?

¿Hay algo que yo pueda hacer para despertar con más energía cada mañana?

 

 

Pues continúa leyendo, porque vamos a responder a estas preguntas y algunas más, relacionadas con la calidad de tu sueño, tu vitalidad y tu dormitorio. 

Vamos a ver algunos ejemplos de buen Feng Shui y mal Feng Shui en los dormitorios, según la distribución y presencia de algunos elementos que solemos encontrar en estas estancias, como espejos, lámparas, mesillas, ventanas, etc.

Porque las horas de sueño son vitales para el óptimo funcionamiento de nuestro organismo y por tanto tienen un impacto directo sobre nuestro estado de salud y vitalidad.

Por eso en Feng Shui ponemos especial atención en observar los dormitorios. Es una de las 3 estancias fundamentales para poder diagnosticar primero, y después mejorar, el estado vital de una casa y por tanto de sus habitantes. 

El dormitorio es la habitación más Yin, es decir, la que más energía de suavidad, intimidad, relax, oscuridad, silencio, quietud, etc. debe tener.

Cuando nos dormimos desconectamos nuestros sentidos físicos, cerramos los ojos, apagamos la escucha y de algún modo nos volvemos hacia adentro, nos sumergimos en el infinito mundo interior desde el cual conectamos con la magia de los sueños, los viajes astrales o los mundos que trascienden nuestra comprensión racional.

Por eso es muy importante que el entorno donde nos vamos a entregar al mundo de los sueños nos aporte la seguridad, confianza y confort necesarios para poder desconectar tranquilos y que de ese modo se puedan dar todos los procesos que nuestro cuerpo, mente y espíritu realizan mientras dormimos y que son vitales para nuestra salud y felicidad.

Veamos entonces algunas premisas básicas de Feng Shui para que nuestros dormitorios sean esos templos de relax.

 

La importancia del cabecero

La sabiduría del Feng Shui nos enseña que las camas con cabecero son mucho más confortables a nivel energético, aportan esa sensación de “apoyo” que nos ayuda a relajarnos y dormir más profundo. 

Así que si no tienes, consíguete uno.

No importa tanto si es de madera o tapizado, lo importante es que la cama tenga ese apoyo, esa “montaña virtual” -así lo llamamos en Feng Shui- sobre la que recostarnos cada noche seguros, confiados, con plena certeza de que podemos desconectar nuestros sentidos y entregarnos al sueño porque todo va a estar bien.  

Eso sí, es mejor que el cabecero sea de forma sólida, que no tenga agujeros o espacios por donde pase el aire como los que son de hierro forjados o de láminas separadas de madera. Instala uno que sea una pieza estable, sin huecos, como una sólida montaña. 

 

Evita vigas y lámparas sobre el espacio de la cama

Si te vas a mudar a una casa nueva, estás buscando un nuevo hogar o mejor aún estás por construir la casa de tus sueños, estas son premisas Feng Shui muy importantes acerca del espacio sobre la cama: 

 

    • Evita que haya vigas o inclinaciones en el techo del dormitorio, sobretodo en la zona que queda sobre la cama.

       

    • Evita lámparas grandes y ventiladores en el techo. Si necesitas poner un ventilador de techo en el dormitorio o te apetece mucho colgar una preciosa y enorme lámpara de techo, colócalos fuera de la proyección del espacio de la cama.

       

    • Evita cualquier tipo de elemento desigual o demasiado grande, encima de la cama. 

En general se trata de mantener el techo del dormitorio sencillo, ya sabes “keep it simple”, como el cielo despejado en una preciosa noche de verano, que te permite ver las estrellas.  

 

La posición de seguridad y control

La posición de la cama respecto a la estancia es muy importante pues determina en gran medida cuan seguros nos sentimos a la hora de retirarnos a descansar y por tanto la calidad del sueño que vamos a conseguir.

Para asegurarte que tienes una buena posición comprueba que: 

  • Desde la posición de estirada en la cama tienes en tu campo visual la puerta de entrada a la estancia y otras puertas que puedan haber, sin estar directamente frente a ninguna de ellas.
     
  • La cama está apoyada en una pared sólida, es decir sin ventanas, o al menos que no haya ventana en el espacio justo encima de la cama.  

En esta fotografía vemos que hay ventanas a ambos lados de la pared donde se apoya la cama, esto debilita un poco la solidez del “apoyo”. En un caso así recomendaríamos instalar unas buenas cortinas para aumentar la solidez de la pared de apoyo.

Encima del cabecero, o incluso si no tenemos cabecero, podemos decorar con un cuadro o fotografía siempre tratando de tener en mente que en los dormitorios son mejor Feng Shui todos los elementos que sean suaves, sin mucho movimiento, sin colores estridentes, cuadros de montañas o bosques por ejemplo, imágenes o elementos que nos induzcan a un estado de calma y serenidad evitando todo lo que sea demasiado dinámico.

Evita instalar estanterías encima de la cama, generan un cierto “peso” que afecta el dominio de lo suave y ligero en el dormitorio.

Aviso importante

El Feng Shui no es un compendio de consejos basados en cierta sabiduría popular o en creencias o supersticiones chinas. 

Llegados a este punto es necesario que aclarar que el Feng Shui se basa en la observación de los procesos según los cuales en la naturaleza se crea vida o se destruye, es decir las polaridades Yin-Yang que encontramos en todo lo que existe. 

También es un sistema complejo y precioso de estudio de los movimientos fundamentales, pues la vida es constante movimiento, traducidos en los 5 Elementos o Movimientos (Fuego, Tierra, Metal, Agua y Madera), en los 8 Trigramas del I Ching y en sus 64 Hexagramas. 

Y de la energía que circula por el campo magnético terrestre, y la que circula por montañas y ríos y cómo observar de dónde vienen influencias que vibran en orden de salud y vida y de dónde vienen las que vibran “hacia el otro lado” y cómo podemos canalizar todo eso. 

En este post estamos compartiendo algunas premisas básicas de Feng Shui para el dormitorio, que tienen sus bases en estos conceptos, por ejemplo el cabecero de la cama es un elemento Yin de soporte a nuestra espalda. Por cuestiones lógicas de extensión y propósito de este post no vamos a explicar los fundamentos teóricos de cada recomendación. 

 

Pero es importante que sepas que cada recomendación aquí detallada, tiene su base en los fundamentos del Feng Shui, y no son supersticiones, ni consejos sueltos o sin raíz.

Aclarado esto, seguimos con el post! 

 

Espejos en el dormitorio

Esta es una de las preguntas que más me hacen en los cursos y conferencias: ¿puedo tener espejos en el dormitorio?

La respuesta es sí, sólo debes tener en cuenta: 

  • Que no te veas reflejada en el espejo cuando estás acostada en la cama.

     

  • Que la luz directa del Sol no se refleje en el espejo y se proyecte encima de la cama. 

De hecho, no es bueno que la luz directa del Sol dé directamente en la cama, es una energía demasiado Yang (activa, dinámica) que entorpece la concentración de Yin (pasivo, relajado) que tratamos de conseguir con Feng Shui en el dormitorio porque nos ayuda a dormir mejor y estar más sanos, felices e inspirados.

Así que puedes tener un espejo de cuerpo entero cerca de la entrada al dormitorio o en cualquier lugar de la estancia siempre que puedas respetar que no te veas reflejado en él cuando estás en la cama y que no proyecte el Sol directo sobre la misma.

Un caso especial: las camas atrapadas

En los últimos años nos encontramos muchos diseños de habitaciones juveniles de este tipo, pensadas para “aprovechar el espacio” pero lamentablemente resultan muy poco confortables a nivel energético, vital y saludable.

Hemos tenido varios casos de chicos jóvenes habitando este tipo de dormitorios, que han desarrollado problemas en los estudios, tendencias introvertidas o ciertos desequilibrios emocionales. No digo que sea exclusivamente por este tipo de dormitorios, pero sí afectan en gran medida, por eso no quiero dejar de advertirlo.

Los principales desequilibrios que presentan estas distribuciones son: 

  • La cama está pegada a la pared, no se puede circular por 2 de sus lados.

     

  • El escritorio (trabajo/estudios que es Yang) y la cama (dormir que es Yin) están contiguos y en contacto. De hecho desde la posición de tumbado en la cama en el campo visual está el escritorio.

     

  • El escritorio no tiene control, es decir desde la posición de sentado en el escritorio no se ve la puerta, se tiene un espacio abierto a la espalda que genera una sensación de desprotección que incide en la capacidad de concentración y análisis.

     

  • Muebles y estanterías sobre la pared lateral donde se apoya la cama, cuyos volúmenes “pesan” sobre el espacio de ésta.

     

  • Por último los cajones bajo la cama tampoco son recomendables.

En Feng Shui siempre preferimos que el aire pueda circular por debajo de la cama. Si por necesidades de almacenaje se decide colocar este tipo de camas con cajones o espacio para guardar cosas, los usaremos para guardar cosas “soft” como ropa de hogar, almohadas, ropa de otra temporada, etc. Evitando específicamente guardar equipos electrónicos (aunque no funcionen o no tengan pilas, etc.), cosas metálicas y objetos con mucha carga emocional.

 

Dormitorio juvenil con buen Feng Shui

Lo ideal es que podamos crear dos pequeños espacios en la estancia, uno con la cama y otro con el escritorio, con una cierta separación entre ellos que puede ser un biombo o estantería o simplemente áreas delimitadas por alfombras.

Otra opción que suelo recomendar mucho es que la chica o chico se acostumbren a estudiar en otra estancia de la casa, si hay mesa en la cocina, en la mesa del comedor si se les puede respetar el silencio y espacio que necesitan, o crear una estancia de estudio que es lo ideal si tenemos espacio suficiente en casa.

En cualquier caso trataremos siempre de apoyar la cama en una pared sólida y dejar espacio a sus laterales y pies para que circule el aire.

Si queremos colocar muebles o estantería de pared, hacerlo en paredes que no ocupen el espacio de la cama -que si se caen no caerían sobre la cama-.

Si el escritorio finalmente va en el dormitorio, podemos colocarlo en una de las paredes perpendiculares a la cama, intentando que no quede justo frente a esta, y dentro de lo posible separando ambos elementos, por un biombo o elemento de mobiliario.

Ventana natural: fuente de luz natural

Esta es una excelente configuración: la cama con su cabezal apoyado en una pared sólida (sin aberturas) y la ventana en el lateral con una cortina que permite tamizar la entrada de luz natural.

Recuerda que el dormitorio es la estancia donde más tranquilidad y suavidad debemos conseguir. Por tanto una suave entrada de luz natural lateral es muy recomendable.

Una sutil decoración floral, una pequeña lámpara y unos libros o alguna figurita especial para ti en la mesita de noche le dan ese toque personal y ligero que el dormitorio y tu sueño necesitan.

Decora tu dormitorio siguiendo las premisas que te compartimos en este artículo, siempre tratando de generar un espacio íntimo de recogimiento, en el que sentirte segura y tranquila y verás como mejora la calidad de tu sueño haciendo que despiertes cada mañana con tus pilar recargadas, inspirada y lista para iniciar la aventura de un nuevo día de tu vida.

¡Y que tus sueños se hagan realidad!

Share This